Tuppers online

 

Otro día más, llegaba a casa corriendo. Era la hora de comer. Menos mal que siempre estaba mi madre ahí, con el plato preparado,recién hecho y calentito, con una sonrisa y sin queja de nada. Ese día venía especialmente harto y cansado…llevaba tiempo rondando en mi cabeza la idea de trabajar por mi propio éxito, en lugar de hacerlo por el de los demás. Y fue entonces, mientras comía esas lentejas con chorizo, con picatostes de mimos y una pizca de ternura  y mi madre me decía…

¿ te gustan hijo ?, pues come anda, come…Observando a mi madre, pensaba en cuánta gente habría como yo, siempre con prisas, o los abuelos, que ya no están para andar cocinando, o personas dependientes con los mismos derechos a una comida rica como la de mi madre, cuando me pregunte:

¿ Y ?

¿ Por qué no comer bien todos los días ?

¡ Eso es ! grité.

¡¡ Eso es !!,  ¡¡¡¡ Del puchero a casa !!!!

 ! DEL PUCHERO… A CASA !

 ¿ Cuál es el problema ?

 Así empezó todo. Incluso el nombre escogido, responde al principio de calidad más importante para mí. COMER BIEN.

 
Me llamo Alberto, joven emprendedor, chico inquieto, sonriente, lleno de entusiasmo, rebelde, inconformista, creativo y que no para en todo el día. Llevo más de diez años detrás de los platos, en todos los sentidos, ya que también soy músico de vocación, DJ …..
 

 Solo lo mejor es suficientemente bueno. Por eso mi reto diario, es ofrecer una cocina tradicional basada en nuestras raíces y en la calidad de los productos frescos de la tierra y el mar.

El hecho de crear algo nuevo que pudiese ayudar y hacer felices a otras personas, y ver cómo confian en ti, es el mejor premio que como emprendedor he podido llegar a recibir.

Sentir que todo mi sacrificio y trabajo ha sido reconocido y lo sigue siendo después de más de una década a día de hoy, es algo que, sin duda, merece la pena.

Por supuesto, esto no habría sido posible sin una cultura familiar caracterizada por valores como la confianza, el apoyo y la cooperación. Que toda mi familia creyera en mi idea fue esencial para comprometerme con el objetivo de hacerla realidad.

 

Espero conocerte.

BUEN PROVECHO,

Alberto.